viernes, 23 de julio de 2010

Café Tacvba

Escribir la historia de Café Tacvba no es una tarea fácil. Estamos hablando probablemente de la banda más importante e innovadora que ha salido de Latinoamérica en las últimas décadas.

¿Cuál otro grupo ha dado sus primeros pasos inspirados tanto en el post-punk británico como en ritmos cubanos y mexicanos? ¿Cuál otra banda latina de rock se ha aventurado a tocar con una formación de guitarra acústica, contrabajo, y teclados?

Indudablemente, desde sus inicios, Café Tacvba ha tenido una actitud revolucionaria, que con el respaldo del intenso trabajo que han realizado, los catapultó al éxito y el reconocimiento internacional. Actualmente se han establecido como una de las bandas latinoamericanas más importantes del mundo; lo fueron durante los '90s y lo continúan siendo cerca del final de los '00s, continuamente asombrando al público y a la crítica con cada una de sus grabaciones y sus presentaciones en vivo.

[img:ysle4axd]http://www.89decibeles.com/files/imagecache/adentro/files/cafe.png[/img:ysle4axd]

[b:ysle4axd]Los comienzos[/b:ysle4axd]

Antes de 1989, Café Tacuba era solamente el nombre de un restaurante en el centro de la Ciudad de México. Al lado de esta gran ciudad, están los suburbios del Estado de México, que con su confuso nombre abarca dos cuadrantes de lo que es el Distrito Federal.

Ahí, en el suburbio de Ciudad Satélite, crecieron cuatro jóvenes estudiantes de arte, que decidieron unirse para darle forma a lo que llegaría a ser una de las propuestas más eclécticas del rock latino. Rubén Albarrán conoció a Joselo Rangel mientras estudiaban diseño gráfico en la Universidad Autónoma Metropolitana de la Ciudad de México, gracias a su interés común por el Post-punk. Su necesidad de crear música los llevó a la idea de formar una banda. Ambos tomaron sus guitarras y se embarcaron en el nuevo proyecto.

Rubén tomó el frente del grupo, aportando sus vocales, y adoptando el nombre de Pinche Juan, el cual luego pasó a ser Cosme, luego Anónimo, luego Nrü (¡se pronuncia "Dshiu"!); luego el ridículamente complicado Amparo Tonto Medardo In Lak’ech, después Gallo Gasss (con su inexplicable máscara de gallo), luego Elfego Buendía, Sizu Yantray finalmente Ixaya Mazatzin Tléyotl.

Huelga decir que no hay ninguna explicación mística, y que el periodista que quiere darle vueltas al rollo está perdiendo su tiempo. Tras casi 20 años de carrera está más que claro que Rubén solo se divierte y sabe ser un showman que da de que hablar. El dato biográfico de su constante rebautismo era, sin embargo, justo y necesario.

[img:ysle4axd]http://img147.imageshack.us/img147/6614/segunda.png[/img:ysle4axd]

Volvamos entonces a los orígenes del grupo: El hermano menor de Joselo, Quique Rangel, quien también estudiaba en la misma universidad, tomó su bajo y se les unió. Finalmente, conocieron a Emmanuel "Meme" Del Real, quien tocaba teclados y llegó a completar la formación del nuevo grupo.

Tomando su nombre del mentado restaurante citadino, se enrollaron las mangas y se dieron a la tarea de abrirse paso en la escena local.

Su punto de partida fueron el punk y el post-punk británico de los '70s y '80s, así como el movimiento rock que sobre esta misma línea se dio en Estados Unidos en esos años. También se influenciaron de diferentes ritmos latinos, más que todo cubanos, reflejados en Ritmo Peligroso, la primera banda punk de la Ciudad de México, quienes enriquecieron su música con ritmos percusivos latinos.

La lista continúa, pues los muchachos eran realmente apasionados de la música: La sátira nacionalista de Botellita de Jerez, otro grupo rockero de México en los '80s. Las composiciones de Jaime López, con su gran contenido lírico. The Cure, The Smiths, Stone Roses, The Clash, Violent Femmes, incluso Beach Boys, The Who y Beatles, en general todos esos grupos con los que crecieron los cuatro y que marcaron su música y su carrera de por vida.

Tomando de aquí y de allá, Café Tacvba absorbió todos estos elementos para lograr la fusión de estilos y culturas que representa su música. Así, lograron desarrollar el balance perfecto entre la libertad y rebeldía del rock, y lo criollo y pintoresco de la música tradicional mexicana, agregando a la mezcla las influencias personales de cada miembro.

Estableciendo aún más su estilo musical, el grupo decidió dejar a un lado la alineación tradicional de banda de rock, prefiriendo una guitarra acústica mexicana y un contrabajo, en lugar de la estándar guitarra eléctrica y bajo. Ya que no tenían baterista, Meme se encargó de adaptar un teclado con una caja de ritmos, que proporcionaría toda la base percusiva que Café Tacvba necesitaba. Eso llevó a definir aún más la característica personalidad detrás de su música.

Una noche de sábado a principios de 1989, Café Tacvba tocaba por primera vez en el garaje de una casa en el suburbio de Satélite, entreteniendo a sus amigos y pasando un buen rato. Unos pocos meses después, los tacubos ya habían tocado en El Hijo del Cuervo, el 9, El Tutti Frutti, Rockotitlán y El LUCC; todos los bares rockeros del momento en la Ciudad de México. Fueron muchos fines de semana así, de sudor, cerveza y rock and roll.
[img:ysle4axd]http://img140.imageshack.us/img140/9013/vencida.png[/img:ysle4axd]

[b:ysle4axd]El primer disco[/b:ysle4axd]

En uno de tantos chivos, fue donde captaron la atención de Gustavo Santaolalla, veterano músico y productor argentino, quien los tomó bajo su ala e insistió en que entraran al estudio. Café Tacvba prefirió seguir tocando y mantenerse alejados por un rato de la esterilidad que puede dar a la música un estudio de grabación.

Tocaron tanto que, para la mitad de 1992, cuando salió su disco debut, titulado Café Tacuba, ya tenían una legión de seguidores, grande y leal, que esperaban con ansias su primera grabación. Finalmente, firmaron con Warner Music, y lanzaron el disco. El álbum incluía piezas rockeras que ya para ese tiempo eran favoritas, como Chica Banda y Rarotonga; y piezas más suaves como la balada romántica María, y Las Persianas (inspirada por un cuento del poeta José Emilio Pacheco), o una historia de amor llamada Las Batallas; con estas piezas fue que lograron llegarle a un público más amplio.

Hasta los ejecutivos de la disquera quedaron atónitos cuando, en un plazo de dos semanas, vendieron 40 mil copias, superando las expectativas de ventas de todo el año. Así, se convirtieron en el éxito más rápido en la historia del rock mexicano, ganando dos discos de oro en su país natal. Ese gran éxito de su álbum debut los impulsó a tocar en una gran cantidad de conciertos por todo México, y los llevó a tocar sus primeros chivos internacionales. Tocaron en Lollapalooza en Irving Meadows, CA, en el Street Scene Festival en San Diego, en el Festival Viva Chicago y el Watcha Tour. Después de sus exitosas giras por México y Estados Unidos, se dirigieron a Europa, donde tocaron en el Festival Salle de la Cité en Rennes, Francia; el MIDEM The Music Show en Cannes, Francia; y en La Dolce Vite, en Laussane, Suiza.

[b:ysle4axd]¡Todo esto antes del Re![/b:ysle4axd]

Re

Todas las ventas, todos los conciertos, y todas las giras, no habrían sido suficientes para prepararlos para lo que estaba por venir. Con el lanzamiento de Re, en 1994, Café Tacvba superó todas las expectativas y se estableció en poco tiempo como una de las bandas más importantes de Latinoamérica. Comparaciones con el White Album de los Beatles surgieron de inmediato, como una forma de intentar explicar la vasta pero impecable diversidad de estilos que el cuarteto logró condensar en las 20 piezas que componen su segundo álbum.

La Ingrata fue el primer sencillo que encabezó la alineación ganadora del Re (y a juicio de 89dB, uno de los temas más flojos del grupo). La canción fue un éxito total en todo Latinoamérica, y su video ganó el premio al Mejor Video Latino del Año en los MTV Video Music Awards de 1995.

Una escuchadita al Re y de primera entrada se puede encontrar con ritmos precolombinos y norteños, con bolero, quebradita, cumbanchá, con una parodia de hardcore, con asaltos de industrial, ska, una pieza tradicional de trío, un poco de R&B, un son de pura influencia cubana, un ritmo mexicano llamado danzón... salsa, mambo, todo esto impecablemente fusionado y sentado sobre una base sólida de rock. El grupo presentó una de las piezas más importantes en la historia del rock latinoamericano.

No es de sorprenderse que las primeras presentaciones en vivo de las canciones del Re fueran recibidas por un público atónito, boquiabierto, con escasos pero valiosos aplausos y caras de asombro. Los tacubos cambiaron esto gracias a giras extensivas por todo México, que inyectaron una energía colectiva y contagiosa a sus presentaciones en vivo, lo que hizo que sus conciertos estuvieran continuamente agotados, fecha tras fecha.

Durante la época del Re, se empezó a escribir un nuevo grupo de canciones, con la intención de que pasaran a formar el nuevo álbum de la banda. Sin embargo, la fuerte demanda que tenían sus conciertos hizo que no pudieran dedicarle suficiente tiempo al delicado proceso de crecer como grupo, y perfeccionar y pulir las canciones. Los chicos se tomaban esta parte muy en serio.

[youtube:ysle4axd]http://www.youtube.com/watch?v=zHYOd2xqC_A[/youtube:ysle4axd]

[b:ysle4axd]Avalancha de Éxitos[/b:ysle4axd]

De repente, la idea de hacer un disco de covers se convirtió en una verdadera alternativa para poder darse más tiempo de cara a un nuevo álbum de piezas originales. Una ventaja paralela es que al mismo tiempo, estarían realizando un tributo a sus influencias, así que se decidieron a hacerlo (¡Qué gustazo, en tan solo su tercer álbum!)

Avalancha de Éxitos salió en 1996, y ni los propios tacubos se imaginaban lo apropiado que resultaría ese título. Su tercera grabación se convertiría exactamente en eso: una avalancha de éxitos bastante peculiares, pero que ayudarían a consolidar aún más el rol pionero de Café Tacuba dentro del rock latino.

Producidos una vez más por Gustavo Santaolalla, la banda tomó siete temas de siete compositores distintos, y se lanzaron al estudio a grabarlas de una forma libre, casual, e inventiva.

Desde la versión instrumental relajada pero oscura de Perfidia de Alberto Domínguez, un son veracruzano de lo que era Ojalá Que Llueva Café de Juan Luis Guerra, su versión casi-industrial de No Controles de Ignacio Cano (que fuera un gran éxito cuando fue grabada por Flans en los ‘80s), o su cover de Cómo Te Extraño, que fuera un ícono del baladista Leo Dan en los ‘70s; hasta canciones prácticamente desconocidas, como Metamorfosis, de un grupo local llamado Axis.

El cancionero estuvo liderado por el hit más improbable de la década: Chilanga Banda, un rap-trabalenguas escrito en caló (slang callejero mexicano), por el autor Jaime López. La canción fue un completo éxito, y su video ganó el premio al mejor del año en los MTV Video Music Awards de 1996.
[youtube]2xpEiKmX1U4[/youtube]
Más exitosos que nunca, los tacubos se lanzaron a hacer una gira a través de todo el continente. Chéverecahaimachochidoché fue el nombre de su gira que en 1997 los llevó a tocar 59 conciertos en 13 distintos países, desde Santiago de Chile hasta el Central Park en Manhattan (pasando por Costa Rica).

Durante más de un año, y acompañados por el violinista Alejandro Flores (al cual tuvimos oportunidad de ver acá en nuestro país), Café Tacvba continuó ganando los aplausos y elogios de todo Latinoamérica, así como de importantes medios de comunicación en Estados Unidos.

Aquella gira deparó el para muchos inolvidable concierto en el Palacio de los Deportes (quien escribe, todavía tiene los flashes visuales y sonoros de Alarmala de Tos pegados en el cerebro).

[b:ysle4axd]Del Revés y otros más[/b:ysle4axd]

Agotados por las presiones de su extenuante gira, los tacubos se separaron por un rato para despejarse un poco, y luego volver para intentar crear algo nuevo; reinventarse a sí mismos.

Esto lo lograron mediante un sencillo cambio de estrategia: en lugar de llegar cada uno con sus ideas musicales por aparte y adaptarlas en grupo, empezarían desde cero y crearían sus obras entre los cuatro, mediante una interacción musical libre y dinámica. Además, Rubén decidió que no quería ser visto como “el cantante”, y todos acordaron intercambiar instrumentos, en busca de un sonido más fresco. El resultado fue Revés, un disco instrumental y completamente experimental, que busca sonidos nuevos e indescifrables.

Es un álbum completamente vanguardista y original. Si existiera alguna posible comparación para el Revés, sería el colectivo Go Plus de XTC, o el álbum solista de su líder Andy Partridge, titulado Take Away. No importa si nunca han escuchado ninguno de los dos… los miembros de Café Tacvba tampoco.

Revés suena como nada que uno haya escuchado antes. Es completamente experimental, liberal, a veces casi ambiental, a veces casi caótico. Lo curioso es que va desde música de orquesta interpretada por el magnífico Kronos Quartet, pasando por toda clase de experimentación electrónica, hasta las percusivas pisoteadas de un baile flamenco; y sin embargo nunca se pierde de vista que es un disco de Café Tacvba. Su sonido está ahí.

Como es de imaginarse, un trabajo así no le hizo mucha gracia a la disquera, que se preocupó pensando que esta movida vanguardista de los tacubos podría ser un suicidio comercial. Discutieron, rogaron, y amenazaron, hasta que lograron llegar a un acuerdo.

¿Recuerdan las piezas que habían escrito antes de que se les viniera encima la Avalancha? Pues fueron retomadas, arregladas y grabadas en un disco aparte, de modo tal que se les empacó junto al álbum instrumental; convirtiendo así su lanzamiento en un disco doble, puesto en el mercado al precio de un disco sencillo.

El inusual pero brillante Revés/Yo Soy salió en 1999 y ganó el Grammy Latino al mejor Álbum Rock del Año.

Ahora era tiempo de que los tacubos se lanzaran a otros proyectos. Al regresar a casa, participaron en los soundtracks de importantes películas mexicanas como lo fueron Y Tu Mamá También, Amores Perros, y Vivir Mata. Participaron en los discos tributo de José José y el de Los Tigres del Norte. Colaboraron también en Nuevo, material de sus amigos del Kronos Quartet.

Colaboraron también con otros artitas como Celso Piña, El Gran Silencio, y Ofelia Medina. Además, incursionaron en diversos proyectos en solitario, como lo seguirían haciendo desde ese punto en adelante.

[youtube]SmSlnsi21Uk[/youtube]

[b:ysle4axd]Vale Callampa[/b:ysle4axd]

En el 2002, Café Tacuba firmó un contrato con MCA Records, y mientras escribían las canciones para su próximo LP, lanzaron Vale Callampa, un EP de 4 peculiares covers que grabaron como tributo a sus amigos chilenos de Los Tres, quienes hacía poco se habían disuelto. De este EP lanzaron como sencillo su versión de Déjate Caer, que sirvió de preludio a lo que estaba por venir.
[img:ysle4axd]http://img6.imageshack.us/img6/8241/galloloco.jpg[/img:ysle4axd]

[b:ysle4axd]Los Cuatro Caminos[/b:ysle4axd]

A principios del 2003, los tacubos deciden que ya es hora de darle forma a su nuevo álbum. Esta vez, resuelven que además de trabajar con su usual productor, el gran Gustavo Santaolalla (que además de trabajar en todos los álbumes de Café Tacuba, también en este período había ya producido a Juanes, Molotov y Puya), quisieron integrar a dos nuevos productores.

Trabajando siempre con su ingeniero de sonido Anibal Kerpel, suman a la alineación a Dave Fridmann (Flaming Lips, Mercury Rev) y Andrew Weiss (Ween, Rollins Band, Babasónicos), ambos muy admirados por los tacubos. Esto con la intención de evolucionar un poco más y ver qué podían crear junto con productores que no los conocieran.

Cuatro Caminos (que también es el nombre de una estación del metro de la Ciudad de México) es un concepto que representa el aporte de cada uno de los cuatro integrantes de la banda, poniendo su toque individual, para juntos conformar el sonido propio del álbum.

El trabajo lo comenzaron en su natal Ciudad Satélite, en "El Ensayo" (el lugar de trabajo usual del grupo) donde trabajaron con Andrew Weiss día y noche, de una forma natural y directa. Después se mudaron a los estudios Capitol en Los Angeles, donde continuaron el trabajo con Gustavo Santaolalla y Anibal Kerpel, y finalmente trasladaron su trabajo a un estudio en Buffalo, donde estuvieron durante algunas semanas en la nieve, trabajando intensamente con Dave Friedman.

La concepción básica de este disco fue totalmente distinta a la de los anteriores. Básicamente, es un disco de rock. Se dice ser un disco más homogéneo, aunque esto es bastante subjetivo; decir que Café Tacvba pueda ser homogéneo es algo riesgoso. Por primera vez, la banda grabó las piezas con baterista, algo que nunca habían hecho, y que le da una energía, un peso, y una expresividad distinta a su música. Decidieron invitar a dos bateristas distintos, Victor Indrizzio y Joey Waronker, quienes habían tocado con artistas de la talla de R.E.M. y Beck. Cuatro Caminos vio la luz en junio del 2003.

Con este nuevo álbum, Café Tacvba marca toda una nueva etapa en su carrera. Su sonido era totalmente renovado y fresco; esta vez alejándose un poco de las fusiones de ritmos e instrumentos, y apegándose más a la alineación tradicional de una banda de rock, buscando más un sonido eléctrico y más fuerte. El contrabajo y la guitarra acústica no son ignorados tampoco, pues hacen su aparición en un par de piezas del álbum.

Desde la intensidad de las guitarras en la primera pieza, Cero y Uno, hasta los suaves, flotantes sonidos vocales e instrumentales de Hola, Adiós, con la cual termina el Cuatro Caminos, se puede sentir en el disco una rica diversidad de sonidos dentro de una misma energía rockera, con un aire innovador, pero con el mismo sentimiento auténtico de los discos anteriores de Café Tacvba. Era una verdadera evolución de su música.

Sí, de este disco se desprende la hermosa Eres, que vino a ser una especie de Ingrata de los '00s, puesto que puso al grupo de nuevo en la cabeza de todo latinoamérica. Pero bueno, está claro que esta no es una banda de "éxitos" y que limitarse a los sencillos más conocidos es un trágico error.

[b:ysle4axd]El 15 aniversario[/b:ysle4axd]

El 2005 fue un año de fiesta para los fanáticos. Café Tacvba presentó dos discos en directo uno tras otro. Primero, lanzaron Un Viaje, álbum doble (o triple según la edición) en vivo, que inmortalizó el concierto conmemorativo del 15 aniversario celebrado en El Palacio de los Deportes (ejem, de México).

Tocaron frente a 170.000 personas...Tremenda fiesta fue aquella.

Por otro lado, y finalmente, llegó a la calle el Mtv Unplugged que el grupo había grabado en 1995. Algo tarde sí, pero no solo era una pieza de colección para todo seguidor, sino un tremendo contraste a lo que ofrecía Un Viaje.

[youtube]waPfXJAv_Fg[/youtube]

[b:ysle4axd]SiNo[/b:ysle4axd]

Luego del mandatorio descanso, y de los trabajos individuales ya acostumbrados el grupo volvió al estudio. La expectativa era enorme. El Cuatro Caminos había sido reconocido y celebrado por la crítica internacional (evidentemente, para este punto, Café Tacvba era ya una de las bandas más respetadas no de la zona, sino del mundo) al punto que se pensó que el grupo había llegado a su pico creativo.

Como era de esperar, no fue así, y a finales del 2007 presentaron uno de sus trabajos más melódicos y accesibles, y, definitivamente el más introspectivo. El sonido es mucho más lineal y refiere de inmediato al rock clásico con el que crecieron los muchachos.

A pesar de presentar una obra más convencional y accesible, y de los obvios tributos y homenajes que rinden a su historia musical, Café Tacvba logró una vez más sonar original, refrescante, y necesario: El SiNo es otro clásico dentro de su discografía.

Los sencillos Volver a comenzar y Esta vez depararon al grupo dos nuevos premios Grammy (Mejor Canción Alternativa y Mejor Canción de Rock respectivamente).

Hoy, después de haberles disfrutado de prestado por un rato en el Festival Imperial 2008, tenemos la oportunidad de disfrutarlos como se debe, en una presentación propia que promete calar hondo en alma, mente y corazón de cada uno de los asistentes.

Es hora de volver a comenzar. ¡Provecho!

[img:ysle4axd]http://img301.imageshack.us/img301/1654/sino.jpg[/img:ysle4axd]

Artículo tomado de 89decibeles.com [url=http://89db.com/articulos/cafe-tacvba-la-historia-hasta-hoy:ysle4axd]<link>[/url:ysle4axd]

Comparta esta publicación: